Hay un mensaje oculto en “La última cena” de Leonardo Da Vinci y su significado te dejará pasmado

Este es un aspecto que nadie había analizado antes.

Lo más probable es que si alguna vez leíste El Código Da Vinci de Dan Brown ya estés familiarizado con todo este tema de Da Vinci y sus obras llenas de mensajes misteriosos y medios oscuros, especialmente si se trata de La última cena. En la novela en particular se hablaba sobre los colores complementarios de la ropa que usa Jesús y quien se sienta a su lado (que, según la novela, era María Magdalena) usan. También se menciona que las manos son impares y que hay una mano que no le pertenece a nadie con una daga entremedio.

Sin embargo, las cosas no terminarían allí e irían más allá de la ficción o al menos así lo asegura Elisabetta Sangalli quien después de realizar un cauteloso estudio se dio cuenta que tanto Jesús como sus apóstoles llevan piedras preciosas en sus trajes. Esto fue lo que le comentó al medio EFE:

Sabiendo que Leonardo no dejaba espacio a la casualidad y daba significado a todos los detalles de sus obras, me pregunté por qué había pintado estas gemas, qué quería comunicar y cómo las asoció a los apóstoles de Cristo”.

Fue así que descubrió que las piedras preciosas representaban una interpretación de la personalidad de cada uno de los personajes del cuadro.

La esmeralda del Jesús se asociaba “a la tribu de Leví, que era la única que tenía acceso al sacerdocio. La piedras es considerada portadora de paz y símbolo del renacimiento”.

En el caso de los apóstoles, Juan lleva un Yahalom, un diamante que representaba su corazón puro. San Andrés lleva un zafiro en referencia a la “Ciudad Celeste” del apocalipsis.

Sangalli cree, además, que debido a que la pintura fue encargada por Vincenzo Bandeo, un experto en el Apocalipsis de San Juan, para el convento de Los Dominicos, es muy probable que haya sido él quien le haya explicado y pedido a Leonardo que incluyera estas piedras.

¿Qué te parece?

Related posts

DEJANOS TU COMENTARIO