Esta mujer adoptó a un niño que nadie quería —27 años después el hace ESTO a sus espaldas

Ingeborg McIntosh no lo tuvo fácil a la hora de adoptar a su hijo. Jordan era un recién nacido que fue dejado en un hogar de acogida y ella tardó cuatro años el convencer a su madre biológica para que le dejara adoptarle. ¿La razón? Ella quería que su hijo fuera a parar a una familia negra.Pero desde que Ingeborg y Jordan se conocieron se hizo obvio que tenían un vínculo especial. Cuando nadie demostró ningún interés en el niño, Ingeborg finalmente pudo adoptarle. “Le pusieron en mis brazos y fue amor a primera vista”, cuenta ella. Pero 20 años después la vida dio un giro dramático…Más de dos décadas después de la adopción la vida dio un giro inesperado; los médicos le dijeron a Ingeborg que tenía una enfermedad poliquística en el riñón y necesitaba un trasplante. Jordan, por supuesto, no podía quedarse de brazos cruzados y, sin consultar con su madre, decidió investigar si era apto para ser donante, y el resultado fue positivo.“Siento como si estuviera destinado en mi vida” comenta Jordan, “Con suerte podré hacer más por ella conforme se haga mayor, pero por el ahora es lo mínimo que puedo hacer”.Aún después de las dificultades en los primeros años, la relación entre esta madre y su hijo es digna de admiración y muestras inequívoca que una madre no es quien da a luz sino quien cría y educa con amor. Como muestra el enorme cariño que Jordan siente por Ingeborg.

Todo lo que ella ha hecho por mi desde que era un niño, sólo quería devolvérselo y demostrarle lo mucho que la aprecio“.

Related posts

DEJANOS TU COMENTARIO